Consigue tu vuelo+hotel y conoce Valle de Elqui

Valle de Elqui, la tierra de nuestra poetisa chilena Gabriela Mistral, es una cuenca hidrográfica, (un territorio drenado por un único rio; río del cual el valle adquiere su nombre: Elqui) que se ubica en la Región de Coquimbo, y que convoca año a año a miles de turistas deseosos de empaparse de la belleza natural de la zona, lo que, sumado a la extrema tranquilidad y la variada oferta gastronómica y de hospedaje, la vuelve un destino irresistible.

De entre tantos elementos atractivos que embellecen y adornan al Valle de Elqui, existe uno en particular que enaltece a esta zona y la eleva a un sitial de honor en el país, motivo, por qué no decirlo, que nos llena de orgullo: la cúpula celestial de su techo. Sí, es que su cielo es de los más despejados de Chile, ocasión que nos brinda la naturaleza para que se convierta en uno de los ejes de los principales y más importantes asentamientos de observatorios del mundo. De esta forma la comunidad astronómica internacional -en los últimos 20 años- ha volcado los ojos a estas tierras (para posteriormente volcarlas al cielo), conscientes de las condiciones propicias, ambientales sobre todo, que permiten erigir estas maravillas de la ciencia. El Observatorio Collowara, del Pangue, Mamalluca, Gemini, El Tololo, La Silla y La Campanas, son algunos ejemplos de cómo esta región, junto con la de Antofagasta, posee una conexión íntima y especial con el cosmos.

Valle de Elqui alberga pueblos entrañables, donde la artesanía y la comida típica, se exhiben como otra fuente de interés para los visitantes. Éstos se ubican en su mayoría hacia el interior, (con las faldas de la Cordillera de los Andes como telón de fondo), ya que en la parte baja del valle se abren explanadas infinitas de viñas y otros cultivos como papayas, que le dan al paisaje un orden y una belleza inigualable. Es común que por estos lares emerjan pintorescas aldeas que poco a poco nos guiarán hasta la capital del valle, Vicuña.

La ciudad de Vicuña se sustenta principalmente de la agricultura, la minería y el turismo; esto último donde podemos destacar, a escasos km de la urbe, La Ruta del Pisco (empresas dedicadas a la producción de este alcohol), junto con observatorios circundantes. Uno de ellos de hecho, Mamalluca, está abierto al público. Ya en Vicuña, nos sorprenderá la gran cantidad de hoteles, hosterías y residenciales, así como también restaurantes y centros comerciales, la mayoría de ellos en torno a la artesanía, lo que se suma a los negocios dedicados a ofrecer excursiones por la zona con servicios como hiking, treeking, cabalgatas, montañismo y picnic. Estando aquí, no puedes dejar de visitar el Museo Gabriela Mistral, en memoria de la escritora ganadora del Premio Nobel.