Consigue tu vuelo+hotel y conoce Montañita

De Montañita, ciudad costera de la provincia de Santa Elena, en Ecuador, dan ganas de referirse a él siempre en minúscula: tranquilito, acogedorcito, limpiecito... es que en esta pequeña localidad uno vuelve a ser como un niño. ¿Malcriado? Sí, quizás. Es que por un lado ofrece playas para pasar y pasear una tarde entera, en donde sonreirás cada vez que indiques donde se dejan avistar las ballenas a la distancia. También ofrece tiendas de artesanía, lo cuales nos recuerdan la emoción de los juguetes de antaño; productos hechos a mano difíciles de no querer poseer como si fuesen una reliquia y que representan las cosas más característicos de la inolvidable Montañita... y, por otro lado, se abre una abanico de posibilidades para llenar las expectativas bohemias tanto de los lugareños como de los turista, con decenas de bares y locales con dinámica entretención nocturna. Sea como sea, lo mejor de todo es que es una comuna pacifica, donde tanto si decides leer un libro a orilla de playa, o estar toda la noche levantando copas con tu amigos en un restaurant, podrás volver al hostal u hotel o cabaña, confiado de que las malas intenciones, son vicios de los seres atrapados en las grandes y contaminadas urbes.

¿Pero a qué se debe esta fama de pueblo ataráxico? En los años 60 se convirtió en un punto de encuentro de varias subculturas, donde destacó por ser la gran mayoría, el movimiento hippie, inundando con su aura la idiosincrasia de los lugareños, y creando así un legado en las costumbres cívicas.

Recibe el nombre de Montañita, al estar cercado por cerros y abundante vegetación. Esto, ideal para salir de excursión. Su mar, ideal para practicar deportes acuáticos. Sus playas, ideales para realizar topless... sí, es verdad: Montañita, pionera, permite que la felicidad de los turistas se extrapole a sus vestimentas y a la expresión corporal. ¿Qué mejor?