Consigue tu vuelo+hotel y conoce Chanco


Chanco es una comuna perteneciente a la xvii Región del Maule. Su rol económico es predominantemente forestal y agrícola. De hecho un 27 % de este territorio corresponde a suelos agrícolas, y un 56 % a áreas de plantación forestal. Comparte escenario con Talca, la capital de la región, las ciudades de Cauquenes, Linares, y en sus alrededores más inmediatos, las comunas de Longaví, Parral, Pelluhue y Retiro.

En Chanco, aparte de la naturaleza, destacan también los siguientes atractivos turísticos: el Parque Federico Albert, la Caleta Loanco, la Reserva Nacional Los Ruiles y el Festival del Cantar Mexicano Guadalupe del Carmen, con diferentes artistas de la música ranchera nacional e internacional. Todas estas cosas ampliamente visitadas y celebradas por los lugareños y peregrinos.

Al ser un poblado costero, le adornan dos playas de gran renombre: Monolito y Loanco. La primera está distante apenas 3 km de la plaza de Chanco. Le embellecen bosques y dunas, lo que la vuelve ideal para hacer trekking. La misma cuenta con estacionamientos, plazas, juegos infantiles, tiendas y kioskos para pic-nic. Por su parte Loanco es una caleta ubicada al norte de la comuna: aquí podemos encontrar Las Rocas Loberas, zona donde lobos de mar se dejan avistar y tomar baños de sol. Una laguna también forma parte del paisaje: hábitat donde residen distintas y hermosas aves, tales como cisnes, gaviotas y patos.

La comuna posee decenas de encantos, donde puedes deleitarte visitando el Museo Guadalupe del Carmen, donde su máxime es exhibir la trayectoria de la cantante de ranchera de nombre homónimo, más famosa o una de las más famosas del país. Igual de famoso es conocido Chanco por sus quesos y frutillas. Cuando estés aquí, no querrás dejar de probarlos... y es que no podrás, tampoco, ya que los lugareños saben la fama que les ha dado este alimento al producirlo artesanalmente en su propia tierra. Así, la Municipalidad organiza cada año en época estival, La Feria del Queso, donde los comensales a través de una nutrida vitrina de tiendas, pueden degustar las producciones locales de este noble producto en variados sabores, pudiendo comprar por grandes cantidades a módicos precios. Además con esto se busca fomentar la capacidad emprendedora de los microempresarios, beneficiando la económica interna de la comuna. Y no sólo eso, la exhibición involucra otros agregados típicos y costumbristas de los lugareños, haciendo posible un universo de cultura gastronómica y artesanal. Las arraigadas raíces religiosas, son otra muestra de eventos importantes a nivel comunal, destacándose La Fiesta de la Candelaria: momento en que habitantes de otras localidades maulinas, acuden a la celebración de la virgen de la Candelaria, patrona del lugar e imagen venerada desde hace 250 años.

En el centro de la urbe y en sus alrededores, podemos encontrar tiendas de talabarterías; noble artesanía dedicada a la construcción de estribos, sillas de montar, cinchas, fajas y riendas... es que al ser el caballo el complemento natural a la existencia típica y rutina para las labores del campesino, es que a través de los siglos este arte se ha perfeccionado alcanzando ribetes que hoy por hoy, lo vuelve un producto altamente cotizado.