Consigue tu vuelo+hotel y conoce Cajón del Maipo

Hacia el oriente de Santiago, más o menos una hora de la capital, se ubica la región turística Cajón del Maipo; un cañón andino donde el río Maipo se abre paso entre cerros, valles y montañas: las alturas de éstas engrandecen el lugar, siendo el Tupungato el de mayor techo del sector, con unos sobrecogedores 6.570 metros de altura. Le sigue el Marmolejo con 6.100, y con 5.830 el volcán San José. En el Valle del Maipo, que se extiende desde las faldas de la Cordillera de los Andes, hasta incluso Puente Alto la comuna más austral de Santiago, es donde se concentra una gran variedad de tiendas, restaurantes, poblados, cabañas, hostales, refugios y parques.

Prácticamente no hay santiaguino que no sepa que el Cajón del Maipo es especial para compartir en familia toda una larga jornada: lugar donde se puede degustar comida típica del sector, con ese encanto y profesionalismo gastronómico que empalaga los sentidos. Los parques, cerrados o abiertos, están aptos para realizar parrilladas a orillas del propio río, claro y limpio, con sus aguas aún saludables. Hay múltiples establecimientos dedicados a brindar atenciones relacionadas con el ecoturismo o el turismo aventura, ofreciendo tirolesa, cabalgata, rafting, trekking, escaladas, kayak y canyoning. Su geografía permite esto y mucho más, tal como, simplemente, instalarse en una hamaca, tomar un jugo bien helado y descansar escuchando los murmullos del río una tarde sábado.

En el Cajón del Maipo incluso podemos encontrar establecimientos de Spa, donde se brinda reiki, yoga, masajes y piscinas temperadas, así como también centros de eventos ideados para giras de estudio, fiestas, matrimonios, seminarios y coachings. Un caleidoscopio de localidades que bien saben lo que es vivir la vida serena y llena de naturaleza, se abren por los caminos entramados del Cajón del Maipo, donde podemos encontrar al más importante: San José de Maipo; capital comunal que cuenta con actividad comercial, pintorescas edificaciones, muy influenciadas por la época de la Colonia, y entrañable artesanía. Otros poblados son Lagunillas; especial para practicar deporte esquí y snowboard y en verano, Mountain Bike, descensos y excursiones. El Toyo, el Melocotón, San Alfonso, Romeral y El Yeso, por nombrar algunos. Entre medio, deleitarás la vista con imponentes montañas, quebradas y viñedos.

Los bellos paisajes naturales que circundan y, por sobre todo, la claridad de sus cielos, propician de manera fantástica la posibilidad de estudiar el cosmos sobre nuestras cabezas. Así, asisten en nuestra travesía por el universo el observatorio Pailalén y Los Nogales de Roan Jase. Igualmente la observación a simple vista, sigue siendo todo un espectáculo digno de ser visto, más que sea, una vez en la vida.