Los 30 mejores Hoteles en Holanda

BUSCA HOTELES EN Holanda

¡Reserva ahora con el mejor precio garantizado!

Cancelación GRATUITA en la mayoría de habitaciones

Sobre Holanda

Holanda, ¡ese precioso país repleto de bicis y tulipanes! Sí, vale, eso es lo que todos tenemos en mente. Pero hay más; ¡muchísimo más!Ámsterdam, Rotterdam, La Haya, Utrecht, Maastricht... Leer más »

Holanda

Introducción al destino

Holanda, ¡ese precioso país repleto de bicis y tulipanes! Sí, vale, eso es lo que todos tenemos en mente. Pero hay más; ¡muchísimo más!
Ámsterdam, Rotterdam, La Haya, Utrecht, Maastricht... si visitas Holanda no sólo verás hermosos campos de flores con molinos y millones de bicicletas; también te hartarás a comer su riquísimo queso, darás un paseo en barca por los canales de Ámsterdam, visitarás el Museo Van Gogh, probablemente comprarás unos bonitos zuecos, admirarás la cerámica azul de Delft, curiosearás por el Barrio Rojo, visitarás la casa de Ana Frank, querrás entrar a algún coffe-shop, no podrás resistirte a comer sus deliciosos stroopwafels... Que sí, que Holanda parece pequeña, ¡pero no te la acabas!

Cómo moverse

¡Moverse en Holanda es muy, muy, muy fácil! Sube al autobús, coge el tren, pilla el metro o métete en el transbordador, y podrás llegar a casi cualquier lugar del país. Son seguros, económicos, y tienen horarios bastante convenientes.

Para poder pagar el transporte público necesitarás una OV Chipkaart, que es una tarjeta con un chip que tienes que cargar con la cantidad que necesites para tus viajes. Puedes comprarla y cargarla en las estaciones de tren, en quioscos y en los grandes supermercados. Pero ojo, tienes que pagar en efectivo. Sólo podrás usar tu tarjeta de crédito en la estación del aeropuerto de Schiphol y en la estación Central de Ámsterdam para comprar billetes de tren en los expendedores automáticos.

Pero si buscas una forma económica, saludable y muy divertida de moverte por Holanda, ¡pilla una bici! Tiene un montón de puntos a su favor: un paisaje llano, un clima suave, las distancias son cortas, y cuenta con más de 32.000 kilómetros de carril-bici por todo el país. ¡Te encantará pedalear por Holanda!

Qué ver y hacer

Si tu vena artística y cultural se manifiesta, en Holanda encontrarás muchísima variedad de arte clásico y contemporáneo. Puedes visitar el Museo Van Gogh, el Rijksmuseum, la Real Pinacoteca Mauritshuis, el Bonnefantenmuseum de Maastricht, el museo Kunsthal Rotterdam o la Casa Museo de Rembrandt. ¡Ya ves que es facilísimo llenar tu agenda de planes!

Y para indagar un poco más en su historia y su cultura, no dejes de visitar la Casa de Ana Frank, el Museo Histórico Judío, la fábrica de cerámica Royal Delft, el Museo Histórico de Ámsterdam o la Casa de Dick Brun.

Una de las visitas obligadas en Holanda son los canales de Ámsterdam, uno de los símbolos de la ciudad con enorme valor cultural e histórico. Súbete a un crucero y recorre distintos puntos de la ciudad. ¡No olvides la cámara de fotos!

También puedes pasear por la Plaza Rembrandt (Rembrandtplein) y tomar algo en alguno de los muchísimos bares, pubs o restaurantes que la rodean. Esta zona siempre tiene mucho ambiente, sobretodo al caer la noche.

Otra zona interesante para visitar es Leidseplein, el punto caliente de la noche de Ámsterdam, que cuenta con importantes teatros, discos, bares, coffeeshops, restaurantes, cines, casino y artistas callejeros.

El Barrio Rojo es mundialmente conocido, y suele ser también una visita obligada para los más curiosos. Puedes recorrer la historia de Ámsterdam por sus calles y encontrar todo tipo de entretenimiento para adultos.

El Mercado de Flores son unos veinte puestos flotantes donde se venden tulipanes, plantas, semillas, bulbos y muchos recuerdos para el visitante. ¡No dejes de visitarlo!



Eventos y fiestas típicas

En Holanda se celebran muchísimas fiestas oficiales y tradicionales.

-El 1 de enero algunos holandeses celebran el año nuevo dándose un baño en agua helada, como el tradicional "chapuzón en el mar" del día de Año Nuevo en la playa de Scheveningen.

-En febrero es época de  carnavales, y allí también son muy importantes.

-El domingo de Pascua tienen la tradición de buscar los huevos de pascua, y durante el fin de semana muchas ciudades celebran los primeros festivales al aire libre, como el Paaspop (´Pop de Pascua`) en Haarlem.

-Pero sin duda la mayor fiesta es el 27 de abril, cuando celebran el "día de la Reina". Se visten de naranja, el color de la Familia Real. La noche anterior en La Haya celebran la "noche de la Reina", un gran festival en el centro de la ciudad con entrada gratis para todo el mundo.

-El 4 de mayo es el día del Homenaje, y muchas ciudades rinden homenaje a los civiles y militares fallecidos en guerras y misiones militares de paz.

-El 5 de mayo es el día de la Liberación, con conciertos y festivales, como Bevrijdingspop ("Pop de la Liberación") en Haarlem.

-las primeras semanas de junio llega el festival Vlaggetjesdag ("día de las banderas"), que celebra la llegada de los primeros "arenques nuevos" capturados en los puertos pesqueros. ¡Es la inauguración oficial de la temporada del arenque!

-El tercer martes de septiembre en La Haya celebran el "día de los príncipes" (Prinsjesdag), también llamado "día del presupuesto". Ese día, el monarca en funciones da el "discurso del trono" para anunciar públicamente las directrices políticas y el presupuesto para el próximo año. Ese mismo día, además, la Familia Real desfila por La Haya en la "Carroza Dorada" tirada por caballos.

-El 5 de diciembre se celebra La fiesta de San Nicolás, conocido en Holanda como Sinterklaas. Esta fiesta es mucho más importante que el día de navidad, sobre todo para los niños, que reciben dulces y regalos.

 



De compras

Si visitas Holanda es más que seguro que querrás llevarte algún recuerdo a casa. ¡Hay mucho para elegir!

Tienes los típicos zuecos, los bulbos de tulipán, la cerámica de Delft, o cualquier cosa de diseño, en lo que son muy buenos.
Y si eres goloso, apuesta por el queso, los stroopwafels (gofres con caramelo) o la ginebra, ¡son una apuesta segura!

Qué comer en Holanda

En Holanda casi todos los platos típicos llevan patatas y verduras. También encontrarás mucho pescado fresco proveninente del Mar del Norte, y verás que tienen una fuerte influencia de la comida típica indonesia.

Rijsttafel: es su plato más característico. Arroz mezclado con todo tipo de legumbres, carnes y hasta con coco. Es un plato de Indonesia que curiosamente se ha convertido en el más típico de Holanda.

Stamppot:
es el estofado tradicional de invierno. Lleva todo tipo de ingredientes, aunque los más típicos son la col chucrut y cualquier carne ahumada.

Erwtensoep
: es la sopa por excelencia de la gastronomía de Holanda, hecha a base de guisantes.

Quesos: son quesos de aroma y sabor fuertes, y los más conocidos son el Gouda, Edam y Alkmaar.

Poffertjes: los dulces más típicos de Holanda que se parecen mucho a las creps, pero son más dulces. Sus únicos ingredientes de relleno son el azúcar y la mantequilla.

El clima

Holanda tiene un clima oceánico generalmente suave. No pasarás ni demasiado frío en invierno ni demasiado calor en verano. Eso sí, vete preparado porque de vez en cuando te caerá algún chaparrón.

Datos practicos

Holland Pass: Si quieres disfrutar de interesantes descuentos e incluso entradas GRATIS para las atracciones más populares de Holanda, tienes que conseguir tu Holland Pass. Puedes elegir entre las versiones con 2, 5 ó 7 entradas gratis y descuentos para muchos museos, atracciones, restaurantes y tiendas. También incluye una visita guiada por Ámsterdam o un bono gratis para utilizar durante 24 horas el transporte público en La Haya o Rotterdam.

Déjate llevar

Holanda te sorprenderá, tiene miles de rincones con muchísimo encanto esperando a ser descubiertos, y si es encima de una bicicleta, ¡mucho mejor! Te enamorarán sus campos de flores y sus molinos, se te hará la boca agua con su gastronomía, te encantará pasear por sus preciosos canales y te faltarán horas para visitar sus numerosos museos. ¡Querrás volver!

Últimas Valoraciones

  • Hotel Casa 400

    8.5 Excelente (48 opiniones)

    La cercanía al transporte público y al centro. Habitación grande, zona tranquila y hotel moderno. Estuvimos durante 6 días y la verdad que repetiría por la cercanía al centro y al tren y metro para poder visitar algunas ciudades de Holanda. Zona muy tranquila y segura.

  • Ozo Hotel

    7.1 Bueno (0 opiniones)

    Desayuno, habitación, comunicación del hotel. Hotel alejado pero bien comunicado, a 300 metros hay una parada de metro y en 15 minutos estás en Ámsterdam Central. Hotel moderno, personal amable, desayuno bastante bueno, y la habitación bastante correcta. La única pega que pongo es el servicio de limpieza, que al volver estaba todo igual, se limitan a echarte el nórdico encima de la cama y listo. En general para mi es buen hotel de 3 estrellas pero no de 4 como te lo venden. Recomiendo este hotel porque precio-calidad no vais a encontrar nada por el centro de Ámsterdam, tiene un buen desayuno que es importante, en 15 minutos estás en pleno centro y una habitación la verdad que muy confortable.

  • La ubicación del hotel y la habitación. El hotel es normalito, el desayuno es flojo, la habitación está bien y la ubicación del hotel está muy bien porque tienes la parada del bus y del tram delante.

  • Todo. Para parejas, excelente. Genial, globalmente excelente (trato, comida y localización). La situación es privilegiada rodeado totalmente de agua y muelles al lado.

  • En obras. Habitaciones muy ordenadas y bonitas. El hotel continua en obras.

  • Todo. Todo en general bien, contentos y repetiremos seguro.

  • Mantenimiento justo, estancia solo para descansar. Calidad precio razonable, perfecto para descansar y volver a recorrer la ciudad.

  • La higiene. Está a unos 30 minutos del centro de la ciudad. De todos modos, merece la pena el trayecto porque se encuentra la tranquilidad necesaria para descansar bien. Muy limpio todo.

  • Ubicación excelente. Nos despertamos una noche con un ratón en la habitación, por suerte nos cambiaron de habitación, pero bueno fue una muy mala experiencia. La ubicación es excelente, pero la insonorización horrible, se oye todo, y estando en el centro te puedes imaginar...Habitaciones correctas pero pequeñas...

  • El personal Las habitaciones son muy pequeñas, en la práctica para una persona y ponen dos. La decoración de la habitación, colchones y baño muy bien. El personal super amable y dispuestos a solucionar cualquier tema. El transfer al hotel es gratis y nos llevaron ida y vuelta todo a horario y muy puntual. Vale la pena alojarse por una noche; queda muy lejos del centro, es para cuando estás en tránsito o con negocios en los edificios de oficina que se ven cerca.