Los 30 mejores Hoteles en Dinamarca

BUSCA HOTELES EN Dinamarca

¡Reserva ahora con el mejor precio garantizado!

Cancelación GRATUITA en la mayoría de habitaciones

Sobre Dinamarca

Dinamarca forma parte del conjunto de países nórdicos, y se trata de una comunidad integrada que además de la península de Jutlandia (Jylland) y las cerca de 407 islas que la rodean, comprende también Groenlandia y las Islas Feroe. A causa de su pobreza geológica, este país sostuvo su economía en la actividad agrícola, la explotación pesquera y la industria naval. Leer más »

Dinamarca

Introducción al destino

Dinamarca forma parte del conjunto de países nórdicos, y se trata de una comunidad integrada que además de la península de Jutlandia (Jylland) y las cerca de 407 islas que la rodean, comprende también Groenlandia y las Islas Feroe.
A causa de su pobreza geológica, este país sostuvo su economía en la actividad agrícola, la explotación pesquera y la industria naval. Pero a lo largo del siglo XX los daneses han dado un impulso a la industrialización y han favorecido el establecimiento de uno de los estados del bienestar más sólidos y envidiados de Europa. Y es que si bien posee los impuestos mas elevados del mundo, con un promedio alrededor de un 48% de impuesto por salario, según la Encuesta de Valores Mundiales y World Database of Happiness, esta sociedad es la población más feliz y satisfecha del mundo y se encuentra entre los 3 países más ricos del mundo junto a Noruega e Islandia.

El clima de Dinamarca es más frío que el de España pero por su ubicación es también suave y agradable durante todo el año, y además tiene marcadas las cuatro estaciones del año y las lluvias son abundantes durante todo el año.
La vegetación autóctona está formada por bosques de árboles con hoja caduca cuya función consiste, en buena parte, en proteger contra los vientos y así evitar la pérdida de tierra y arena por el lado del Mar del Norte. En estos bosques, los animales más comunes son los ciervos y los venados. Sin embargo hay también una fauna variada de aves.

En referencia a la población de este país, cabe destacar su actitud relajada y alegre que se traduce en un trato social muy informal. Por lo general son conocidos por ser tolerantes, pacíficos, de mentalidad abierta y sin tabúes. La sinceridad es importante para los daneses que son francos y que no ocultan sus opiniones críticas. Los encontraréis subidos a una bicicleta muy a menudo, ya que es el principal medio de transporte a nivel local.

Últimas Valoraciones

  • Muy correcta. Calidad precio muy correcto.

  • Hotel Savoy

    9.2 Extraordinario (9 opiniones)

    Ideal. Un hotel muy confortable, sencillo y barato. La atención del personal fue inmejorable, el desayuno muy bueno y con café gratis en cualquier momento, algo destacable contando que un café en Copenhague cuesta 5 euros.

  • Aceptable. Recomendable para viajeros poco exigentes. La habitación es minúscula y el baño está incrustado dentro sin ventilación y con paredes de cristal. Y un día (de 3) se olvidaron de venir a limpiar. Aparte de esto, es correcto para presupuestos lowcost como el mío.

  • Nada en especial. Habitaciones muy pequeñas. Baño mínimo. Desayuno muy caro por lo ofrecido. Colas en recepción.

  • Muy céntrico, hotel calentito, te guardan las maletas el día de la ida. El desayuno está increíblemente bueno. Personal amabilísimo. Cerca del metro que conecta con el aeropuerto. Es un hotel muy céntrico, a dos minutos de la parada del metro forum, que conecta directamente con el aeropuerto en 20 minutos. Puedes ir andando desde el hotel y ver todo Copenhague, las distancias son cortas. El personal del hotel y de la ciudad en general estupendos y encantadores. El hotel muy bien también.

  • Ubicación y la "barra libre" de café y té. Bien situado, pero con bastantes carencias. Necesita una renovación a fondo, el comedor es muy pequeño (había que esperar bastante para desayunar) y, por lo menos en mi habitación, la cama era extremadamente blanda. Te hundías mucho y te levantabas con la espalda dolorida...

  • Muy buen hotel. El hotel se encuentra a 1 parada de la estación central y tiene la parada de tren a unos 10 minutos andando del hotel. La habitación no era muy amplia pero era muy confortable. Lo único malo que yo diría del hotel es que al desayuno le falta variedad pero por lo demás todo perfecto.

  • La situacion en pleno centro y el ambiente Juvenil. Restaurantes y un supermercado al lado. Una ciudad para pasearla y observar a los daneses. Mucha gente joven, muchos niños preciosos, todos en bicicleta. La gente muy educada y total seguridad. El hotel con muchos entretenimientos para jóvenes. El Bar cerraba pronto y en el 5° piso no se oía ningún ruido. Hemos dormido bien a pesar del tamaño de las camas (80 cm), impropio de los daneses (tan altos).

  • Hotel viejito con encanto Bien situado, junto a las vias de la Estación Central de Copenhague, a un paso del Tivoli. Se escucha algo de ruido de los trenes pero nada escandaloso que no deje dormir (además te dejan unos tapones para los oídos por si acaso y te ponen en guardia ;-) ). Si abres las ventanas si se escucha bastante ruido. El ascensor lentillo, la moqueta limpia aunque viejilla, el baño con rastros de humedades y poca presión de la ducha, el sumidero traga lento ... Por contra, la cama era muy cómoda y proporciona un sueño reparador, incluso la supletoria que pedimos (la habitación era suficientemente amplia). La decoración....eso, antigua ... los armarios también (pa 4 o 5 días bien, mas no). El desayuno bien, algo masificado. Las sillas están regular nada más y el suministro de leche caliente flojea pero, en general muy rico, sobre todo los huevos revueltos, la diversidad de fiambres y la bollería. Cuidado con la traducción mental (pasada por el inglés) de los nombres de los zumos

  • Calidad y precio. Para no estar más que para dormir está bien. Tiene buena relación calidad y precio. Es recomendable si no te toca alguna de las habitaciones que dan a la vía del tren. El primer día nos dieron una de las habitaciones que daban a las vías y al día siguiente nos cambiaron.