Los 30 mejores Hoteles en Filipinas

BUSCA HOTELES EN Filipinas

¡Reserva ahora con el mejor precio garantizado!

Cancelación GRATUITA en la mayoría de habitaciones

Sobre Filipinas

Filipinas, la gran desconocida del Sudeste Asiático, está formada por 7.107 islas que se dividen en tres grandes grupos: las Islas de Luzón, siendo el archipiélago más importante ya que alberga la capital, Manila; Las Bisayas, donde cabe destacar la población de Cebú, y por último las Islas de Mindanao, de gran belleza geológica. Leer más »

Filipinas

Introducción al destino

Filipinas, la gran desconocida del Sudeste Asiático, está formada por 7.107 islas que se dividen en tres grandes grupos: las Islas de Luzón, siendo el archipiélago más importante ya que alberga la capital, Manila; Las Bisayas, donde cabe destacar la población de Cebú, y por último las Islas de Mindanao, de gran belleza geológica. Si hay algo que define a Filipinas es su exuberante naturaleza, desde el río subterráneo navegable más largo del mundo, pasando por las numerosas playas paradisíacas de aguas transparentes, sus lagunas de aguas cristalinas, arrecifes de coral, volcanes activos, infinitos campos de arroz e islas desiertas donde sentirnos como auténticos Robinson Crusoe.

Los submarinistas saben desde hace tiempo que los fondos de Filipinas son uno de los mejores del mundo, y un buen lugar por donde comenzar es la isla de Bocaray, donde la naturaleza continua en estado salvaje. 

Hay cuatro paisajes de Filipinas que el viajero no se debe perder: las terrazas de arroz de Banaue excavadas en la montaña por los ifugao, tribu que supo reconciliar en total armonía el impacto humano con la naturaleza; las Colinas de Chocolate, más de 1000 colinas cubiertas de hierba, que toman un color marrón al final de la estación seca que les da su nombre; el volcán Mayon en Luzón, todavía activo, considerado uno de los más perfectos del mundo; y por último, las playas vacías y selvas tropicales de la lejana zona de Palawan, uno de los destinos más exclusivos dónde perderse y encontrarse con uno mismo. Es una delicia recorrer este pequeño archipiélago partiendo de su capital, Puerto Princesa, y utilizando medios de transporte tradicionales como bancas, jeepneys, triciclos, o caballos, para llegar al Parque Nacional de San Pablo, formado por un río subterráneo navegable de 8 kilómetros de largo, donde sentirse Jacques Cousteau cruzando sus cuevas. Todo el archipiélago es un verdadero santuario a la naturaleza y la preservación de raras especies endémicas de Filipinas, y también algunas más propias del continente africano. 

Por último, Filipinas ofrece al viajero una comida deliciosa y multicultural: filipina, thai, belga..., donde los batidos de frutas tropicales como el zumo de calamansí (una especie de cítrico tropical) son las bebidas más refrescantes.

Últimas Valoraciones

  • Todo bien arreglado y cómodo, habitación espaciosa y limpia. Nos gustó mucho este hotel, muy cómodo, una buena relación calidad precio, la habitación muy cómoda, lo único malo es el Internet que siempre fallaba, ellos nos dijeron que estaban arreglándolo pero realmente funcionaba un poquito y después se iba, de resto todo funcionaba perfectamente, lo recomiendo.

  • Lo único positivo es que era limpio. Este hotel es un engaño en todo, dice que tiene WiFi y no funciona, ni siquiera por momentos, desde que llegas al hotel estás incomunicado porque no tienes ni 5 minutos de Internet, no tiene cobertura telefónica, no aceptan tarjeta de crédito, está lejos de todo, te dan lo mínimo, como 2 toallas super finas sin la toalla pequeña, un solo jabón y para dos personas, ni champú, se va la luz y te quedas sin aire acondicionado, no tiene desayuno, en pocas palabras un desastre de hotel.

  • Ideal para estar cerca del aeropuerto. Justo lo que necesitaba, algo cerca del aeropuerto.

  • Bastante limpio, impottante, y el dessyuno fue estupendo