Los 30 mejores Hoteles en Marruecos

BUSCA HOTELES EN Marruecos

¡Reserva ahora con el mejor precio garantizado!

Cancelación GRATUITA en la mayoría de habitaciones

Sobre Marruecos

Marruecos es un país muy cercano a nosotros que ofrece un mundo fascinante mezcla de cultura milenaria y modernidad. Rabat La capital marroquí es una emergente ciudad que destaca por sus palacios, tradiciones y sus impresionantes contrastes entre el pasado y la modernidad. Leer más »

Marruecos

Introducción al destino

Marruecos es un país muy cercano a nosotros que ofrece un mundo fascinante mezcla de cultura milenaria y modernidad.
Rabat
La capital marroquí es una emergente ciudad que destaca por sus palacios, tradiciones y sus impresionantes contrastes entre el pasado y la modernidad. Visita la Torre Hassan, una miniatura de la mezquita, el colosal Mausoleo de Mohammed V y la Kasbah de los Oudaias y el Museo de Arte Tradicional. Merece la pena Sala (Chella), un pueblo antiguo, sede del mejor museo arqueológico.
Casablanca
En este lugar, los elementos de la cultura tradicional, parecen perderse en la moderna y activa metrópoli. En la plaza de Mohammed V se puede apreciar la bella arquitectura de los edificios públicos. De visita obligada es la medina y la colosal Mezquita de Hassan II, una de las más grandes del mundo.
Marrakech
Marrakech es la sede de la cultura. Los souqs (mercados) son los mejores que se puedan encontrar en todo Marruecos. El más conocido es el de la plaza Djemaa el-Fna, en el corazón de la parte antigua de la ciudad. Merece la pena visitar también las mezquitas de Koubba Ba Adiyn y Koutoubia, y el palacio Dar Si Said, dentro del cual se puede visitar el Museo de Arte Marroquí.
Fez
La capital más simbólica de Marruecos. La casa antigua de Fez el-Bali se halla impregnada de un aire medieval y está cerrada por unas grandes murallas. Fes el J-did se caracteriza por sus espectaculares edificios.
Tánger
Se caracteriza por su ambiente internacional. El Petit Socco es la zona central de la ciudad. Es interesante la kasbah, sede del palacio antiguo del sultán, Dar el-Makhzen, actualmente un museo.

Cultura
La música se encuentra en el corazón de la cultura marroquí. Desde las cuentas (narraciones cantadas) del pueblo indígena beréber hasta la rai, de raíces argelinas y del pueblo Bedún, caracterizada por el uso de instrumentos eléctricos de clara influecia occidental.
La artesanía marroquí, se basa en la marroquinería y, en menor medida, en los platos de cerámica, joyas y productos de madera y metal.
En Marruecos se habla darija y varios dialectos bereberes.

Gastronomía
Una de las más apreciadas del mundo árabe, siendo el cuscús el plato más emblemático de la nación. El harira es un plato tradicional que consiste en una sopa espesa, hecha con verduras, carne de cordero o ternera y especias. El tajine es carne de cordero, buey o pescado asado en cazuela de barro y se acompaña con verduras, almendras o azafrán. Está también el mechui, un plato popular, compuesto de carne de cordero, que puede ir asado con cuscús, al limón, con almendras o con ciruelas y, se come con los manos. Los dulces son, además de populares, muy variados. Aunque el alcohol no está oficialmente prohibido, está mal visto beberlo. No obstante, se suele ofrecer a los invitados. El té de menta (hierba buena) destaca como bebida popular y tradicional del país. Su preparación es todo un rito y se bebe a cualquier hora del día.

Eventos y fiestas típicas

Cultura:
La música se encuentra en el corazón de la cultura marroquí. Desde las `cuentas´ (narraciones cantadas) del pueblo indígena beréber hasta la `rai´, de raíces argelinas y del pueblo Bedún, caracterizada por el uso de instrumentos eléctricos de clara influecia occidental.
La artesanía marroquí, se basa en la marroquinería y, en menor medida, en los platos de cerámica, joyas y productos de madera y metal.
En Marruecos se habla darija y varios dialectos bereberes.

Qué comer en Marruecos

Una de las más apreciadas del mundo árabe, siendo el cuscús el plato más emblemático de la nación. El harira es un plato tradicional que consiste en una sopa espesa, hecha con verduras, carne de cordero o ternera y especias.
El tajine es carne de cordero, buey o pescado asado en cazuela de barro y se acompaña con verduras, almendras o azafrán. Está también el mechui, un plato popular, compuesto de carne de cordero, que puede ir asado con cuscús, al limón, con almendras o con ciruelas y, se come con los manos. Los dulces son, además de populares, muy variados. Aunque el alcohol no está oficialmente prohibido, está mal visto beberlo. No obstante, se suele ofrecer a los invitados. El té de menta (hierba buena) destaca como bebida popular y tradicional del país. Su preparación es todo un rito y se bebe a cualquier hora del día.

Últimas Valoraciones

  • Positiva.

  • Hivernage Hotel & Spa

    9.0 Extraordinario (25 opiniones)

    Muy buena opción. Todo bien, los mínimos inconvenientes no deben ser mencionados porque fueron resueltos instantáneamente. Invitación en la terraza del último piso. Buen desayuno, buena zona y céntrico.

  • Excelente atención y trato por parte del personal. La estancia fue muy agradable. Las instalaciones están cuidadas y en buen estado. El personal es muy atento y da un trato muy cordial. Muy buena relación calidad y precio.

  • Vuelvo. Muy buena relación calidad y precio. Villa con mucho encanto: piscina y zonas comunes muy buenas. Villa en la que pasar tiempo. Si el plan es hacer turismo las 24 horas mejor ir a Medina. Estarás a 10 minutos€ en taxi de casi todo. Personal muy amable. Buen desayuno incluido.

  • Nada. Llegando de noche, la calle estaba en obras y el acceso era por un estrecho callejón. Menos mal que el taxi llamó al hotel y nos salieron a buscar, pero ese no fue el principal problema. Reservamos una habitación doble y la anuncian de 15 metros cuadrados en booking (30 m2 en Expedia) y es mentira, la habitación es mínima: 30 cm a la derecha y 30 cm a la izquierda y una cama de 1,30 a lo sumo en medio. No tiene armario, solo un colgador con 2 perchas. A los pies de la cama tienes 1 metro de espacio y enfrente en 3 huecos una ducha de 60×60 cm (se coge a duras penas). La taza de váter no tiene intimidad y das con las rodillas en las puertas. El lavabo al cual para lavarse la cara hay que hacerlo de lado. No tienes donde abrir la maleta. Reclamamos al joven y amable marroquí que atendía el Riad que no era lo que esperábamos y tras mucho insistir conseguimos que nos pusiera con el propietario (español para más señas) al cual reclamamos que no era lo reservado y, habiendo habitaciones mas grandes libres, que nos cambiara pero no nos dio otra opción ni pagando más. Tuvimos que dormir como pudimos y sin deshacer la maleta. Después de desayunar: 1 zumo de bote, 1 quesito, mantequilla, mermelada, pan y café (no sé de donde sacan lo de excelente desayuno), pagamos la noche y buscamos otro hotel.

  • Ubicación e instalaciones de hotel. Hotel fantástico para pasa un fin de semana, bien ubicado, instalaciones muy cuidadas.

  • Riad precioso con muy buena atención. El Riad es precioso y la atención es muy buena, no hablan español, pero si inglés y francés. Al llegar nos dieron la bienvenida con un té y pastas y dulces marroquíes. La habitación era preciosa, el desayuno muy bueno, absoluta tranquilidad en el riad. Cómo puntos negativos destacar que nos cobraron el traslado de vuelta al aeropuerto cuando ya lo llevábamos pagado. Y la zona de alrededor del riad por la noche no da demasiada confianza, no es turística y para llegar a la plaza hay un paseo de 20 minutos. Pero también ves cosas que no verías estando en pleno centro. El aparato de la calefacción de la habitación tarda bastante en calentar, con lo cual en invierno suele hacer bastante frío en la habitación. La experiencia fue bastante buena exceptuando esas 3 cosillas. El personal muy amable y atento.

  • Riad El Sagaya

    9.2 Extraordinario (2 opiniones)

    El personal y el desayuno. Super recomendable el riad en general, lo mejor el desayuno y el personal que ha sido super amable y atento. Al principio el riad puede parecer inseguro por la ubicación, cuesta llegar de primeras. Opten por el transfer que ellos ofrecen, sino costará llegar, ya luego es bastante fácil ir y venir a pie a todos lados y a toda hora.

  • Horrible. A la una de la madrugada, te deja el taxista en medio de la calle porque no puede acceder al Riad, no sabes por el laberinto de callejuelas como llegar, aterrorizadas.

  • El personal. Buenas instalaciones y el personal muy atento y amable.